Estancias temporales en las residencias 👌 | Avenida San Luis 🥇
18544
post-template-default,single,single-post,postid-18544,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1200,qode-theme-ver-15.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

Estancias temporales en las residencias: pros y contras

estancias temporales ancianos

Estancias temporales en las residencias: pros y contras

Cuando decidimos optar por una residencia temporal, usamos esta como un recurso intermedio en que se atienden periodos de corta estancia de personas mayores que se encuentran en situación de dependencia y que normalmente viven en su domicilio.

 

¿Cuáles son sus beneficios?

Encontraremos que optar por esta modalidad nos aportará beneficios tanto a nuestros mayores como a nosotros mismos, los cuidadores.

Beneficios dirigidos a las personas mayores

Las estancias temporales ofrecen a los mayores que tienen una situación de fragilidad (viven solos) o que son dependientes, servicios para pasar periodos de enfermedad (tales como una gripe o cólicos) o situaciones de crisis (riesgo de inundaciones, nevadas).

Ofrecen asistencia para pasar periodos de convalecencia o recuperaciones de accidentes o enfermedades, estarán seguros de que el tratamiento que reciben es profesional y no se encontrarán solos a la hora de curarse, comer o encontrarse peor. 

Los que no padezcan enfermedades ni convalecencias, podrán aprovecharse de los tratamientos (fisioterapia, psicológicos…) y servicios (viajes, excursiones, talleres) que se puedan presentar en los centros.

Los ancianos se ven atendidos, no solamente en sus necesidades físicas, sino en las emocionales. El personal que trabaja en las residencias no se dedica solamente a darles medicación, asearles y ayudarles con los desplazamientos sino que también interactúan con ellos (más información).

Se ven escuchados, reciben cariño y, en muchos casos, desarrollan relaciones de amistad no solamente entre todos los residentes de la residencia sino también con el personal que trabaja allí.

Beneficios dirigidos a las familias cuidadoras

No solamente los mayores combaten contra las enfermedades físicas y psicológicas asociadas a la edad, los familiares son los segundos más afectados. Ven restringidos sus horarios, se ven impotentes frente a muchos cuidados, acusan cansancio, etc.

Así pueden conseguir descansar de los cuidados que a diario prestan y poder aprovechar para organizar vacaciones, hacer limpieza o simplemente disfrutar de periodos de descanso.

Saben que cuentan con apoyos suficientes para solventar de la mejor manera períodos de enfermedad o incidencias que no tuviesen previstas. Muchos de ellos caen enfermos y no pueden cuidarse de forma adecuada por tener que estar pendientes de los mayores.

También saben que tienen un lugar donde dejar al anciano si tienen que hacer obras en la vivienda o tienen que trasladarse. Muchos ancianos llevan muy mal los cambios de lugar y su traslado se vuelve complicado.

Gracias a los centros de día, los familiares alivian el peso que tienen encima a diario. Muchos cuidadores no quieren renunciar a  tenerlos en casa pero cuando una enfermedad se agrava y se ven saturados, necesitan una ayuda.

 

¿Cuáles son las desventajas que encontraremos?

Podríamos pensar que el anciano pasa de  recibir toda la atención de su familia, de tener atención totalmente personalizada a un cambio en el que no es el único atendido.

Sienten que pierden su intimidad al alejarles de su hogar, se desorientan fácilmente si no ven gente conocida, lo que puede contribuir a un deterioro cognitivo precoz y se ven obligados a romper con sus rutinas y tener que adaptarse nuevamente a otras.

Puede ser  que las visitas no se adapten del todo a los horarios familiares o la residencia  temporal elegida implique un desplazamiento largo en el tiempo. O que los ancianos, en un primer momento, piensen que no va a tratarse de algo temporal y se sientan abandonados.

Pero, para todas las desventajas mencionadas, existen ya programas de adaptación en las residencias, en las cuales se puede ir introduciendo paulatinamente al anciano y a sus cuidadores. Por lo tanto, estas solamente existen cuando se da un ingreso no planificado, pero también existe personal de psicología y terapeutas para minimizarlas.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.